¿NO MAS AIRE FRESCO EN CAMERON HIGHLANDS?
Última Actualización: 2010-05-12
Decrease Font Size Increase Font Size

Este artículo, publicado por primera vez en febrero de 2009, ganó un premio de 9 mil 500 dólares en el concurso organizado por el Instituto de Prensa Malasia y Petronas, cuyos resultados fueron anunciados el pasado 16 de Abril de 2010.

¿El fin de la montaña fría en Cameron Highlands? Por Melati Mohd Ariff

La agricultura está destruyendo rápidamente el follaje de Cameron Highlands, uno de los puntos turísticos mas importantes de Malasia, según indicaron los residentes de esta área.

Desde sus planicies cultivadas de plantas de té, este distrito, el mas pequeño de Pahang, está siendo objeto de una siembre intensiva, no sólo en su parte baja sino también dentro de las zonas más boscosas.

Durante uno de los días húmedos, una gentil brisa transporta el desagradable olor de fertilizantes que cubre todo el aire de la zona. De tal manera que los visitantes de este todavía idílico lugar no pueden evitar verse afectados por el olor.

INICIO DEL DESARROLLO

Fundado en 1885 por el topógrafo británico, Willilam Cameron, las altiplanicies, cuyo punto más alto alcanza los mil 500 metros sobre el nivel del mar, fue convertida en una estación de montaña en 1925.

Una drástica transformación de la altiplanicie ocurrió inmediatamente luego de la independencia de Malasia luego de que se comprobó que las condiciones climáticas de la misma eran idóneas para el cultivo de vegetales.

Un tiempo después grandes extensiones de jungla fueron talados para hacer espacio a los cultivos de vegetales. La construcción de carreteras, edificios y casas fue ejecutada en un corto plazo.

Con una área de aproximadamente 71 mil hectáreas y una población que alcanza casi 30 mil personas, Cameron Highlands esta constituida actualmente por 8 pueblos: Blue Valley, Kg Raja, Kuala Terla, Tringkap, Brinchang, Tanah Rata, Bertam Valley y Ringlet.

La mayoría de las actividades de agricultura se llevan a cabo en Bertam Valley mientras que en Blue Valley es reconocido por sus plantaciones de té entre las que destacan las plantación de Blue Valley Tea y la de BOH Tea Plantation.

LOS AÑOS DORADOS

Los viejos pobladores de Cameron Highlands añoran los días en que al levantarse podían respirar el aire puro que abundaba en la altiplanicie y podían disfrutar de la serenidad proporcionaban las extensiones verdes de los alrededores.

Sin embargo ese paisaje que tanto adoraron se ha transformado en un lugar abarrotado y bullicioso, especialmente durante las vacaciones escolares y días festivos.

“La vida era pacifica y agradable en aquel entonces. No habían tantas personas y automóviles como ahora. Los niños incluso podían jugar a la mitad de la carretera”

“Aunque el aire era bastante frío, era refrescante. Teníamos que usar chaquetas para mantenernos abrigados. Hacía tanto frío que el aceite de coco se coagulaba y podíamos almacenarlo en periódicos viejos”, recordó Zainal Abidin Shafie, quien vino a Cameron Highlands en 1948 cuando tenía 18 años.

Zainal indicó con preocupación que el desarrollo de Cameron Highlands esta afectando la vida de sus pobladores. “Algunas casas se están construyendo justo al lado de las carreteras, otras están siendo construidas muy cerca de los ríos. Sólo hay que ver las casas que se están haciendo en Tringkap (a 8 km de Brinchang)”

“El otro problema es el trafico y la falta de espacio para estacionar. Solo hay que echarle un vistazo a Tanah Rata, hay tenderetes por todas parte, los visitantes no consiguen donde estacionarse. Durante los días festivos, las vías y la mayoría de los pueblos están sencillamente congestionados.

“Realmente espero que las autoridades inspeccionen la situación y busquen una solución rápidamente”, indicó Zainal Abidin a Bernama, agregando que normalmente el compraba todos sus víveres mucho antes de cualquier día festivo para evitar el congestionamiento que se produce.


AGRADABLES RECUERDOS

Para Kolandapayan a/l Sengkali Kaundan, de 74 años, vivir en Cameron Highlands esta lleno de agradables recuerdos.

Nacido en la India, Kolandapayan vino a Cameron Highlands en 1953 para trabajar como campesino en la plantación de té de Blue Valley

El sueldo eran 2.30 RM por día y de acuerdo a lo explicado por Kolandapayan, usaba 1 RM para comprar comida y el resto lo guardaba para los días de lluvia.

“Hacía mucho frío en esos días pero luego de un tiempo me acostumbre y realmente me comenzó a gustar este lugar, después de todo no tenia otro sitio a donde ir. Era callado, no había mucha gente, no había casi automóviles y tampoco muchos edificios”.

“En ese entonces a donde miraras encontrabas espesas selvas. Recuerdo que tenía miedo no de los animales salvajes sino de los terroristas comunistas que tenían sus escondites en lo mas profundo de esas selvas”, relató Kolandapayan, quien se desempeño en trabajos poco ordinarios luego de dejar la plantación de té.

Al preguntarle sobre su vida actual en Cameron Highlands, Kolandapayan respondió rápidamente “ahora es caluroso, mucha gente, muchos carros. Antes hacía calor por uno o dos días en el mes, pero ahora hace calor todo el tiempo, se han talado muchos árboles”

Para Francis Thangam, también de 74 años, venir a Cameron Highlands durante su juventud fue una bendición. Thangam escuchó sobre el lugar por lo que le dijo un amigo que tenía una barbería en ese lugar.

“Pagué 1,80 RM por un boleto de autobús desde Klang hasta Cameron Highlands. Era un autobús pequeño en el que solo cabían 16 personas. El trayecto a través las carreteras fue bien duro.

“Cuando llegue, el aire era tan frío, todo el mundo tenia que tener chaquetas puestas”, relató.

La perseverancia le dio a Francis un puesto gerencial en la plantación de te de Bharat en 1963, una posición en la que estuvo hasta diciembre de 2004 cuando se retiró.


EXTRAÑANDO LOS DÍAS NUBLADOS

Para Zulkifli Mohd Ariffin, de 67 años, quien vino a Cameron Highlands en 1982 luego de ser promovido, lo que mas hace falta son los días frescos y nublados.

“Era todo un deportista cuando llegué aquí, a veces teníamos que paralizar cualquier actividad debido a lo espesa que era la neblina. Podía pasar en cualquier momento del día y no necesariamente en los días con lluvia. Así de frio era en ese entonces. Podias ver el vapor saliendo de tu boca al hablar.

“Ahora quizás haya un día con neblina una vez al mes, pero eso también es una rareza actualmente excepto cuando llueve. Sólo si consideramos la forma en que visten los visitantes y turistas podemos notar el cambio abrupto del clima en esta zona. Algunos están vestidos solamente con una franela y unos shorts”

“En años anteriores no podías ir a ningún lugar si no tenias una chaqueta y durante las noches tenias que vestirte con varias prendas y ponerte varios pares de medias”, afirmó Zulkifli.

Asimismo Zulkifli almento la forma indiscriminada y descuidada en que Cameron Highlands esta siendo desarrollado.

“El desarrollo tiene que ser planificado de manera que no dañe el ecosistema y el bienestar del terreno. Pero lo que esta pasando actualmente aquí es realmente alarmante, las cosas han empeorado”.

LO QUE DICE ORANG ASLI

El Orang Asli de Kumpung Kuala Boh en Ringlet, a pesar de estar ubicado lejos del ajetreo diario de Cameron Highlands, aun es afectado por el desarrollo de la zona.

Para empezar, el torrente Sungai Mensoon que atraviesa la villa, esta contaminado debido a las actividades agrícolas que se desarrollan en la naciente de este arroyo.

Bahdin Pulai de 67 años, recordó muchos de los felices momentos que paso durante su juventud como por ejemplo la pesca y el nado cerca del Orang Asli.

“No habían granjas de vegetales en esa epoca, el agua del rio era cristalina. Si querias podias beber directamente del rio, no había ningún tipo de contaminación y abundaban los peces”

“También fuimos bendecidos con una variada gama de animales salvajes que podíamos cazar. Pero actualmente nuestros descendientes no pueden disfrutar de las ventajas que nosotros de jóvenes tuvimos. Ni siquiera saben hacer cerbatanas” indicó Bahdin, quien tiene que desplazarse usando un bastón debido a la gota.

De acuerdo a lo expresado por Bahdin, el rio comenzó a mostrar indicios de contaminación en los años 70 cuando comenzaron a proliferar granjas de alimentos.

COMPARTIENDO LA FRUSTRACIÓN

El Tok Batin (Jefe de la comunidad de Orang Asli) de Kampung Kuala Boh, Nordin Abu Bakar comparte la frustacion de Bahdin.

“No hemos podido pescar en los últimos 4 años. Antes habían varias especies de peces en el Sungai Mensoon como kelah y tengas. Los peces se esfumaron. El rio esta completamente contaminado”, expresó.

En Kampung Kuala Boh viven 92 familias y todas ellas son musulmanas. Los ancianos viven de recolectar ratán, de cultivar plátanos, tapioca; los jóvenes en cambio se han ido a la ciudad a buscar trabajo.

Nacido y criado en Kampung Kuala Boh, cuya extensión territorial alcanza las 100 hectáreas, Nordin fue nombrado el líder de la comunidad en 1992, tomando el cargo luego de que su padre, antiguo líder, muriera

A pesar de que la comunidad esta rodeada por jungla, Nordin aseguró que el clima es diferente a como era en décadas anteriores.

“Cuando éramos jóvenes, no podíamos estar en camisetas o franelas como la que llevo puesta justo ahora. Era bien frío sin importar que fuese en la mañana o en la tarde. Pero ahora te puedes tomar una bebida helada incluso de noche”

“Hay demasiadas tierras que han sido estropeadas por las granjas agrícolas. Espero que no lleguen hasta esta villa”, dijo Nordin, quien en su juventud sirvió como comando por 12 años antes de retirarse y mudarse a Kampung Kuala Boh.

Para Zainal, Kolandapayan, Francis Thangam, Zulkifli, Bahdin y Nordin, Cameron Highlands es un lugar que ocupa un puesto importante en sus vidas.

Ellos han respirado el aire frio de montaña, disfrutado la serenidad y tranquilidad. Ahora quieren poder dejarle un lugar agradable a las futuras generaciones.

-- NNN-BERNAMA---